Descubrí este desacostumbrado seviche en Guatemala, país en el que aún quedan ecos de la cocina maya, que debió ser muy interesante.