El jojoto o maíz es originario de México, específicamente del Municipio de Coxcatlán, Valle Tehuacán. Se han descubierto muestras de hace casi ocho milenios. De hecho, se ha atribuido su uso y primero cultivos a los aztecas. Se cree que fue parte de su cultura y alimentación.

Llegó a Europa gracias a los españoles y sus viajes a América. También se conoce como choclo y elote, dependiendo de cada país. Es un cereal con alta demanda y producción alrededor del mundo; EEUU es quien la lidera, seguido por China.

El jojoto y sus derivados han marcado tendencia en la cocina por la diversidad para la preparación de diferentes platillos (cachapas, harinas, cotufas, bebidas alcohólicas y postres) . Tal es el caso de la torta que nació, al igual que otras recetas, del intercambio cultural entre Europa y América. Con el paso del tiempo, se fueron perfeccionando y llegaron a ser lo que conocemos hoy en día; la torta de maíz, es un clásico de la gastronomía venezolana. Sin embargo, en Colombia también preparan una versión muy similar.

Se trata de un bizcocho que combina perfectamente el sabor dulce con el salado, creando así, una total experiencia de sabores. El maíz debe estar tierno, desgranarse y quedar bien triturado (algunos prefieren el que viene en latas). Además, la contextura final de la masa lo más suave posible. Algunos optan por licuarlo y colarlo, para evitar la molestia de los grumos y residuos.

Las recetas son muy variadas y van desde leche condensada hasta mantequilla y queso. Todo dependerá del gusto de cada familia. Algunos la consumen como acompañante del café, otros de las parrillas. Hoy quisimos traerte una bastante completa y sencilla. ¡Amarás el resultado!