La torta de frutos rojos es una deliciosa receta que puedes preparar para impresionar en cualquier reunión o evento. Además, es muy fácil de elaborar, sencilla y sabrosa. Puede acompañarse con cremas, mermeladas, chocolate y helado. ¡Tus invitados no podrán dejar de comer!

Un paso bastante importante en su preparación es el relleno de la misma, pues la cantidad y consistencia que coloques determinará si quedará seca o jugosa. ¡Así que no te limites!

Arándanos, moras y frutillas (fresas) son los ingredientes responsables de dar la vistosidad que la caracteriza, así como, el toque de sabor que enamora. También puedes combinar diferentes frutas de la temporada del año y darle un toque de originalidad.

Las frutillas dan un plus y afianzan el sabor final del bizcocho. Se dice que son originarias de Virginia, Estados Unidos y fueron llevadas a Europa y Latinoamérica por lo colonizadores. Es una fruta muy versátil y nutritiva; posee vitaminas, es baja en calorías y alta en fibra. Por otro lado, las frambuesas provienen de Europa y se consideran parte de la Grecia Antigua, desde donde se dio a conocer en diferentes partes del mundo. Es recomendada para las embarazadas por la cantidad de potasio y vitaminas que contienen.

Los arándanos se atribuyen al norte de Europa y Asia; son recetados como antiinflamatorio, astringente, diurético. Asimismo, poseen un sabor entre dulce y un toque ácido. Por lo que dan un toque bastante peculiar en la preparación de la torta.

Procura cuidar las cantidades y no excederte. De esta manera, tendrás un postre sano y muy sabroso. Perfecto para ofrecer a tus visitantes y para enviar en la ponchera de tu hijo. ¡Manos a la obra!