Esta receta viene siendo una combinación de las cocinas griegas y turcas, en ésta última se conoce como Tarama gracias a su ingrediente principal. Como muchos otros platos de esta cocina, es parte de los denominados meze, aperitivos o entradas de cualquier comida o reunión de estas culturas, ya que no acostumbran a tener platos principales o fuertes.

Básicamente, es una dip o crema de huevas de pescado, tradicionalmente de bacalao o carpa, luego de pasar por una salmuera son mezcladas con pan rallado o migas de pan que han sido remojadas en leche o agua. En algunas versiones esto se sustituye por puré de patatas. Junto a esto se anexa zumo de limón y aceite de oliva para terminar su preparación, aunque esta es la más básica de todas las versiones.

Otras versiones pueden incluir aceitunas, ajo, cebolla, nata y otro ingrediente que sea a gusto del cocinero o los comensales. Las versiones comerciales producidas en masa incluyen gelatina para una mejor consistencia y colorante para resaltar mas el color rosado natural de las huevas de bacalao.

La versiones tradicionales o caseras pueden ser de un tono rosa pálido o hasta blanco si se usan huevas de otro tipo de pescado. La taramosalata es perfecta para acompañar con pan y vegetales, que sean excelentes para mojar o untar con la pasta, junto a ellos lo mejor es una buena bebida como un vino blanco o ouzo como consumen los griegos los meze; todo dependerá de la reunión en la cual se sirva esta preparación y los comensales invitados a la misma.