Receta tradicional pate de aceitunas

Esta receta es parte intrínseca de la dieta mediterránea, imposible no visitar cualquiera de la costas de este mar y no encontrarse con ella. A pesar de ser esencialmente una receta de la gastronomía mediterránea, su origen se sitúa en la Provenza francesa. La palabra tapenade viene de la palabra provenzal para hablar de las alcaparras: tapena.

Originalmente es un aperitivo, que se usa en su lugar de origen para untar pan o tostadas, aunque también se usa para acompañar platos mayores de carne. En su nivel más básico no es más que una pasta de aceitunas negras, con versiones de aceitunas verdes, las mismas son trituradas para luego añadirles alcaparras, anchoas y aceite de oliva.

Hay muchas versiones de esta clásica receta, a la cual se le puede añadir más ingredientes como ajo, hierbas, licores, limón y hasta atún o lo que se le pueda ocurrir al que prepara la Tapenade. Hay muchas formas en la que esta pasta para untar puede ser usada, no solo con pan o tostadas, también sirve para acompañar una bandeja de quesos, carnes suaves o pescados e inclusive agregar a un risotto.

Su origen es un poco complicado, su primera mención se debe al cocinero francés  Jean-Baptiste Reboul, quien fue el primero en crear un recetario de la cocina provenzal, en 1897 escribió un libro de cocina llamado La Cuisinière Provençale, en el que cuenta que el creador de la tapenade Peyrard, un cocinero del restaurante “La Maison Dorée” en Marsella, apareció con esta pasta en 1880.

A pesar de tener esta referencia en papel, se sabe por leyendas que la pasta al parecer ya existía en tiempos del Imperio Romano, lo que la hace una receta sumamente antigua, pero sin importar esto sigue siendo una de las más buscadas en la costa del Mediterráneo.