Para quienes son amantes del chocolate en sus diferentes presentaciones, hoy queremos presentarles una receta de origen francés a base de yemas de huevo y salsa bechamel. Una combinación fuera de lo común y que enamorará a tu paladar.

Una de sus particularidades es que se puede preparar dulce o salado; además, puede crecer hasta el doble de su tamaño original, haciendo honor a su nombre. Souffles proviene de la palabra soplado o inflado. Se cree que su origen data del siglo XVIII y se consideraba una receta muy complicada. Las claras de huevo batidas podían generar burbujas en la mezcla y si el horno no contaba con la temperatura acorde podía dañarse toda la preparación. Las cocineras tenían temor de que desmoronará toda su creación.    . De esta manera, se evitará que pierdan tamaño y textura. Algunas variaciones pueden incluir vegetales, mariscos, frutas, salmón y queso. ¿Lo hubieses imaginado?

Lamentablemente, es un postre que no localizaremos con facilidad en restaurantes. Su preparación debe realizarse al momento. Por lo que no lo convierte en un plato funcional para un sitio concurrido. Tendrían que contratar a alguien solo para estar al pendiente de la mezcla. Actualmente, en estos lugares prefieren servir espumas que no necesitan de gran esfuerzo pero no llegan a ser consideradas como gourmet. Te invitamos a aventurarte a preparar un soufflé de chocolate, se convertirá en uno de sus consentidos. Además, podrás servirlo en alguna reunión familiar o fecha especial. ¡Altamente recomendado!