La sopa paraguaya es un plato típico de la gastronomía de aquel país sudamericano pero que también comparte las raíces de esta receta con el nordeste argentino. En ambas regiones, los guaraníes son los encargados de elaborar platos usando harina de maíz, huevos, queso y leche.

Si bien, cuando hablamos de sopa imaginamos un plato líquido, este no es el caso. Ya que, la sopa paraguaya se trata más bien de un bizcochuelo, esponjoso y salado.

Esta receta de cocina es muy rica en calorías y proteínas. Permite variar algunos ingredientes en caso de no contar con ellos o no ser de la preferencia de los comensales, por ejemplo, se puede sustituir el queso cremoso por queso mozzarella  o mezclar quesos.

Un dato de color de esta receta de cocina tradicional es que, se cree que fue un Presidente el que le dio vida a este plato. En realidad, fue su cocinera quien al distraerse dejó secar el líquido de la olla. La crema de maíz que estaba en su interior, quedó hecha una polenta firme y espesa.

La elaboración de esta receta fácil solo necesita entusiasmo y ganas de disfrutar de un plato que nació por error,  pero ahora es elegida por varios.

¡Vamos a la receta de cocina paso a paso!