Aunque sabemos muy bien que la salsa siracha la podemos conseguir comprada, no hay como hacerla por tu cuenta. Esta es una forma mucho más saludable de consumirla y además, su sabor nada tiene que ver con las salsas que ya están hechas. Las salsas caseras siempre tendrán ese toque especial bien nuestro que la comercialización industrial no consigue jamás.

Por si no la conoces muy bien, la salsa siracha es bastante picante y por eso les gusta a muchas personas que tienen un paladar bien fuerte.

Es muy fácil de hacer y una vez que tengas todos los ingredientes, solo tendrás que poner manos a la obra. ¡Es tan fácil, que querrás hacerla ya mismo! Nuestro consejo, es que es ideal para acompañar carnes, pescados o arroces, todo gracias a su toque picante y agridulce.