Pavlova con fresas receta original

Si te has propuesto consentir a tu familia durante el fin de semana o las vacaciones, ¡has encontrado la receta perfecta! Un postre perfecto para el día libre de dietas y compartir con toda la familia.

La Pavlova es un tipo de tarta muy famoso y que debe su nombre a la rusa Anna Pávlova; bailarina de ballet del siglo XX. Se cree que la Pavlova fue preparada en su honor y por eso fue bautizada con su nombre. Aunque el origen sigue siendo un motivo de disputa entre Australia y Nueva Zelanda. Ambos indican que el dulce nació dentro de sus fronteras. Sin embargo, aún no ha sido confirmada ninguna de las versiones.

Se trata de un pastel crujiente por fuera y relleno de merengue (crema) y que cuenta con diferentes versiones; las más comunes con frutas, entre ellas las frutillas. La combinación resulta en una experiencia muy agradable para el comensal, crujiente en sus alrededores pero cremosa en un interior. ¡Todo un festín de sabores y texturas!

Además, el resultado es muy bonito y agradable para la vista.

Algunas personas prefieren preparar parte del merengue con antelación para alivianar el trabajo. Sin embargo, deben cuidar de no añadir las frutas frescas porque podrían dañar la mezcla.

En esta oportunidad, la prepararemos con fresas. Las fresas son energizantes naturales, bajas en calorías, ayudan a mejorar los procesos digestivos, disminuyen el colesterol, son antiinflamatorias, poseen vitaminas del grupo B y ácido fólico. También contienen vitamina C, cuidan de la salud ocular, favorecen la circulación de la sangre y son deliciosas. ¡Todos las amamos!

Ármate de los ingredientes que te presentamos a continuación y ¡dáte un gusto!