Mojito en coco zuliano es un plato típico de Venezuela, procedente del Estado de Zulia. Su preparación se elabora con un fresco pescado de carne blanca previamente hervido para luego desmenuzar.

No hay un aliño específico para saborizar el pescado, podrías agregar un sofrito con varios aliños y especias, que varían de casa en casa (a tu gusto abiertamente).

Más allá del sabor, lo suficientemente universal como para agradarle a cualquier paladar, el plato es de una belleza técnica impecable. Parten con un aceite rojo de maíz (pintado con una semilla natural precolombina) que a la larga confiere un atractivo color amarillento al plato, y proceden a sofreír lentamente vegetales cortados en cubos pequeños. Uno de esos vegetales en particular, es un ají no picante pero con ese  aroma intenso.

Una vez que el sofrito se ha homogeneizado, se agrega la leche hecha con uno de los ingredientes primordiales de este plato, que además son orgullo de esta zona costera tropical: “sus excelentes cocos”.

Cuando los cocos se integran a la preparación, es cuando la preparación se torna interesante y afrodisíaca, dándole un poco más de estilo y sentido. La idea es llegar a ese punto ideal y el sabor combinado entre lo urbano y el trópico.

El ingrediente especial para esta versión de mojito (porque existen otras en diferentes regiones de Venezuela) es el coco.

Los contornos ideales para el mojito en coco son el arroz blanco, plátanos horneados, plátanos fritos en tajadas maduras, plátanos verdes o patacones, queso blanco fresco, caraotas negras, casabe, yuca, ensalada, entre otros. ¡Buen provecho!