La limonada siempre fue considerada como la bebida más refrescante de todas. Ya sea industrializada o casera, todos hemos probado su rico sabor y podemos decir que es cierto: realmente refresca.

Pero, para no caer en el consumismo de productos gasificados y con alto contenido de azúcar, podemos hacer esta receta fácil en casa y disfrutar de un verdadero jugo refrescante.

Además de una bebida rica y fresca, también está acompañada de miel o cualquier otro endulzante natural para así evitar el consumo de azúcares.

Cabe destacar que en esta receta de cocina, la medida de endulzante variará de acuerdo al gusto de cada personas por lo que se recomienda, dejar que cada quien endulce su limonada una vez servido su vaso.

Lo más importante de esta receta fácil es que se sirva bien fría. Por lo que se recomienda al menos dejarla en la heladera al menos 3 horas.