También conocido como Kutiá, es una receta importante de la cocina de Rusia, Ucrania y Bielorrusia. Es un pudín dulce elaborado con granos dulces, y es parte de la tradicional cena de doce platos que se sirve en Navidad, también es parte de los postres servidos durante la celebración del bautismo de Jesús, para concluir las festividades de Navidad en la iglesia católica, aunque en los países europeos la kutiá es presentado más por los cristianos ortodoxos. 

El nombre del pudín viene del griego κουκκί que indica frijol o κόκκος que habla de granos, ya que sus ingredientes son casi en su totalidad granos de cereales. Tiene cierto parecido a un postre servido en los funerales en países como Serbia y Rumania llamado koliva, ya que ese es una mezcla de nueces, pasas y azúcar.

Aunque en Rusia ya no se sirve en Navidad, debido a que en la época de la unión Soviética los Cristianos Ortodoxos no eran bien recibidos, y desde entonces el cristianismo ya no está tan arraigado en el país del norte de Europa, sí se presenta durante los funerales en respeto al fallecido. Pero en Ucrania si es muy importante para la Navidad, es el primer plato que se ofrece como parte de su cena de Nochebuena de doce platos conocida como Sviata vecheria o Svyata vecherya. 

Todos los invitados a esta cena deben probar al menos una cucharada de la kutiá. En épocas antiguas este postre era usado por el cabeza de familia para ver si las cosechas serían abundantes en el nuevo año. Este pudín no lleva ni leche ni huevos, al ser considerado parte de las comidas de festividades religiosas cristianas, donde el uso de productos de animales se restringe un poco. Los cereales usados son granos de trigo, semillas de amapolas y miel en su preparación más básica. En otras versiones se usa cebada en lugar del trigo.