Esta receta de garbanzos con espinacas que te presentamos hoy, es muy completa e ideal para cualquier día de la semana. Cuando la pruebes, verás que es la perfecta unión que forman estos 2 alimentos, desde el punto de vista nutricional.

Por un lado, los garbanzos, aunque no tengan todos los aminoácidos esenciales, son, dentro de la familia de las legumbres (junto con la soja) los que más proteínas nos aportan a nuestro organismo. Es por ello que se han convertido en estrella dentro de la pirámide alimenticia, sobre todo, de las personas que eligen un estilo de vida vegano o vegetariano, que tan de moda está en estos momentos.

Además, son también una buena fuente de calcio y hierro, al igual que las demás legumbres. Por su parte, las espinacas, son una de las pocas verduras de hoja verde más utilizadas y recomendadas en cualquier dieta, gracias a la vitamina K que nos aporta, por su alto contenido en calcio y todas sus propiedades antioxidantes.

Si repasamos las escenas de nuestro querido Popeye, El Marino, podremos comprobar la energía y la fuerza que este rico alimento le aportaba. ¡a nosotros también!