Quienes han tenido la oportunidad de preparar galletas de avena, saben lo familiares que resultan. Nos trasladan a la casa de la abuela y nos llenan de gratos recuerdos. Son perfectas para preparar con los más pequeños de la casa y acompañarlos en sus primeros pasos en la cocina.
Esta receta es muy nutritiva y saludable. Es una opción para matar los antojos del día, sin excedernos con el azúcar. Algunos prefieren consumirlas como desayuno, otros como postre o merienda. Cualquiera que sea tu elección, terminarás disfrutándolas un montón. Quizás te parezcan un poco simples, al no contar con un ingrediente tan indispensable, el azúcar; pero su delicioso sabor lo compensará. Algunas personas optan por añadir un poco de miel o vainilla. En definitiva, son una gran alternativa. Además de todo, sus ingredientes son económicos y podrás encontrarlos en cualquier supermercado, facilitando tu día y evitando preocupaciones.
La avena posee grandes beneficios para la salud; contiene fibra, antioxidantes, hierro, ácido fólico, calcio, magnesio, ayuda a controlar el apetito y a mejorar el tránsito intestinal. Además, contiene niveles muy bajos de calorías. Es el acompañante perfecto de otros cereales, frutas y contribuye en la reducción de los niveles de azúcar en la sangre. Su origen se atribuye a Asia Central. Se cree que tuvo poca relevancia en la historia, no fue tan buscada como el trigo o la cebada. Sin embargo, ha llegado a convertirse en una de las favoritas de quienes la prueban y estudian sus propiedades.
El yogurt se considera originario de Turquía. Es muy usado para nivelar la flora intestinal, contiene fósforo, calcio y ayuda a cuidar la salud de los huesos.
En definitiva, con estas galletas estarás contribuyendo al bienestar de tu cuerpo, mientras te das un buen gusto. ¿Conoces a personas que desean reducir el consumo de azúcar? ¡Recomiéndales esta alternativa!