Frikadellen alemanas

¿Quién no ha disfrutado de una buena hamburguesa? En Alemania la carne es primordial y han sabido crear una recetas maravillosas, entre las que encontramos la Frikadellen, que no son más que unas bolas de carne picada tanto de res como de cerdo, o de mezcla de ambas, condimentadas con distintas especias y hierbas para darle un toque de sabor.

El origen específico de la receta no se tiene con exactitud, pero se han encontrado textos donde se menciona el plato, estos textos se remontan al siglo XVIII, aunque aparecen bajo otros nombres como Frickedelle o Fricandelle. Como toda receta con mucha historia, se ha extendido por todo el país y el continente, llegando a ser muy popular entre los europeos y todos los amantes de las hamburguesas.

Como toda receta clásica tiene muchas versiones, y cada región la hace de manera diferente. Ni hablar de casa en casa, cada quien el pone su toque personal y particular, sin contar que es una receta que se transmite de generación en generación. Por eso conforme pasan los años esta receta va cambiando, pero sigue siendo una de las mejores.

Es tan popular que tienen distintos nombres por región, por ejemplo en el noroeste del se llaman Bulette, en algunas zonas de Baden-Württemberg las llaman Fleischküchle y en las zonas de Suiza donde se habla alemán les dicen Fleischtätschli o Hacktätschli. Así de extendidas están estas hamburguesas.

Actualmente se pueden encontrar en cualquier supermercado, listas para solo llegar y freír, pero lo mejor es hacerlas uno mismo. Aunque tradicionalmente se hacen con carne de ternera o cerdo, ya ha variantes con pescado o cordero, solo se debe tener un poco de imaginación.