La escalibada es uno de los platos más típicos de la cocina mediterránea.

Se compone esencialmente de verduras asadas hasta el punto que quedan blandas y lo mejor, ¡con un toque a ahumado! La forma más tradicional que hay para cocinarlas, es directamente en el fuego; pero también se puede hacer al horno y no te imaginas lo sabrosas que quedan.

A pesar de que su elaboración es muy sencilla y está compuesta solo por verduras, es uno de los platos de lo más sabrosos que puedas llegar a comer. Tanto como una entrada o bien acompañando con otro tipo de alimentos, como carnes o pescados como el atún, el salmón o las sardinas. De cualquier manera, es un manjar al paladar del buen comer.

¡Vamos a la receta!