Este postre típico de la zona central de Venezuela tiene un sitial de honor en las tradiciones de festividades como Semana Santa y Navidad, siempre está presentada en las mesas de las familia venezolanas, y en todos esos hogares se habla de que es una receta que se transmite de generación en generación, y que el mejor dulce de lechosa es aquel que prepara la abuela.

La lechosa es una fruta muy tropical, de hecho en otros países de la región se conoce como papaya, pero el secreto de este dulce es que no se debe dejar madurar la fruta, se hace con lechosas verdes, por supuesto se debe tener cuidado al manejar la misma ya que puede producir ciertas reacciones en la piel.

Su preparación es sencilla, más lleva su tiempo, se debe pelar la fruta verde para luego cortarla en julianas finas, estos cortes se deben remojar en agua con bicarbonato de sodio, para darle el toque especial al estar listo, esto se hace con un día de anticipación. Luego del remojo se cocina la fruta a fuego lento en agua con azúcar, papelón (la cantidad es a gusta de cada familia), y clavos de olor.

La consistencia del dulce dependerá igual de cada familia, pero lo deseado es cocinar la lechosa hasta que este firme por fuera y suave por dentro, ademas de que el azúcar y el papelón deben formar un caramelo que en Venezuela se llama melao. Lo mejor es servir el dulce como acompañante al plato navideño, o para regalar a las visitas o vecinos.