¿Leche frita? Sí, leíste bien. Esta receta de cocina tradicional tiene su origen en Palencia, lugar que le dio su toque especial a este postre antes de propagarse por  el resto de las provincias.

Hoy, es uno de los postres más característicos de la cocina española  y si bien es un plato algo laborioso, vale la pena hacerlo y saborearlo.

La leche frita es un postre de harina cocida con azúcar y leche. Se la deja espesar, se corta en pequeños trozos y luego se fríe.

Luego, el azúcar o canela espolvoreada, le termina de dar un sabor muy rico.

A pesar de ser algo laboriosa, es una receta fácil de hacer. Su secreto está en el punto indicado para que la leche logre la cremosidad exacta.

¡Vamos a prepararla!