Hoy te traemos una receta que te gustará muchísimo. El Cumble de frutos rojos.

Aunque también posee otras versiones, estamos seguros de que te quedarás enganchado con esta.

Es fácil de localizar entre los postres de restaurantes alrededor del mundo; pero no pierdas la oportunidad de prepararlo por ti misma y tenerlo rápidamente en tu mesa. Es un pastel bastante sencillo de realizar. Los frutos serán recubiertos por una capa de azúcar, harina y mantequilla, para ser llevado al horno. Generalmente, se eligen frutas cítricas para dar ese sabor “ácido”. Luego de pasar por la cocción obtendrán frutas muy blancas con una capa de “galletas en migajas”. Visualmente, podría no lucir perfecto pero su sabor lo compensará. ¡Tenlo por seguro!

Normalmente, se consume en las épocas de frío pero para el verano es el acompañante perfecto del helado.

Su origen se atribuye a Inglaterra, durante la Segunda Guerra Mundial. En ese momento, los habitantes del Reino Unido debieron atravesar un racionamiento alimenticio. Por tal motivo, debieron canjear sus cupones por alimentos y administrarlos de la mejor manera. De esta contigencia surgieron algunas recetas que trascendieron en el tiempo.

Entre los tips de preparación está la combinación de la cantidad de azúcar. Si tus frutas son dulces, no es necesario que el Crumble quede muy dulce. Si por el contrario se trata de frutas ácidas, es conveniente agregar un poco más para equilibrar los sabores. De igual forma, la decisión final está en tus manos. Si deseas mantenerte en los estándares usa las medidas exactas. ¿Ya sabes cuándo la prepararás? Perfecta para esa fecha especial. ¡Buen apetito!