Fue una “bebida ritual” de la antigua América precolombina que, durante décadas, fue transmitida de indios a indios hasta llegar a españoles y criollos.

Es una bebida nutritiva a base de maíz, actualmente conocida como “Chicha Andina.” Su preparación presenta algunas variantes según la zona donde se presente. Lo único que no cambia es el procedimiento de moler el grano de maíz, añadir el zumo de piña y por último, dejarlo fermentar.

La principal característica es ese sabor ácido que le da el jugo de piña fermentado, por lo que se genera cierta cantidad de alcohol, la cual aumenta en la medida que la chicha se deja macerar

En Táchira, estado de Venezuela, la Chica Andina, se complementa con un almíbar de papelón que lleva clavos de olor y canela. Sin embargo, en algunos sitios le añaden algo de limón.

Esta deliciosa y completa bebida es espumosa, rica en nutrientes. Es ideal para una merienda o para complementar un desayuno.

Hay otras versiones de chicha, variando además sus múltiples topping que sin duda, es una de las cosas que más gustan en sus consumidores. Por ejemplo, hay quienes le agregan leche condensada, canela en polvo, chispas de chocolate y hasta de colores, etc.

Si te gusta, prepara el paso a paso y haz tu propia Chica Andina

#chicha andina receta original