Durante la posguerra, fue uno de los platos que alimentó a poblaciones enteras. Luego, se convirtió en un plato característico de la ciudad madrileña.

Si bien la bocata de pan con calamares es un plato antiguo de bares, hoy en día tiene su propio día en el que se pueden degustar diferentes versiones de esta rica receta de cocina tradicional. ¿No has participado? Es cada 14 de abril.

A simple vista parece una receta rara: Dos panes y calamares en el medio. Pero, siguiendo esta receta de cocina paso a paso notarás que es súper sabroso y jugoso.

Un dato a destacar, para que esta receta fácil sea perfecta, es importante que los calamares estén bien secos.

Puedes congelarlos envolviéndolos con papeles absorbentes. Esto les permitirá mantener su humedad y luego absorber mejor la harina cuando lo vayas  a rebosar.

¡Manos  a la obra!