Esta receta con un nombre un tanto romántico, se encuentra muy arraigada en la cocina tradicional de Venezuela. Al ser el coco una fruta proveniente de las palmeras, una planta muy tropical, que se encuentra en todo el Mar Caribe, es sencillo ver cómo se fue distribuyendo a todos los países de esta zona.

En Venezuela ha sido una receta transmitida de generación en generación, cada familia le ha dado su toque personal, desde añadir más coco o más melado, hasta incluir especies dulces para incrementar el sabor de este postre. En la actualidad es un postre que se encuentre en todo el país suramericano, desde pastelerías famosas, hasta pequeñas bodegas, pasando por vendedores ambulantes en las calles.

El ingrediente principal de la receta es el coco, que se puede incluir rallado para ese toque crujiente, entero para mas crocante y hasta la leche de coco para la parte líquida de la receta, de hecho en los orígenes de la receta se usaba la grasa que la leche sacaba como sustituto de la manteca.

El origen de esta receta que los venezolanos han vuelto suya, se ubica en Puerto Rico otro país caribeño, donde la primera mención del postre se remonta a finales del año 1700, fue creado por la esclavas. Siendo distribuido por toda la región, logrando conquistar todo el continente, actualmente los venezolanos han logrado compartir el postre con todo el mundo.

Sigue siendo un postre excelente para el café de la tarde, con sabor dulce pero logrando tener el sabor del caribe, gracias a la frescura del coco. La preparación del mismo no es complicada por lo que es perfecta para realizar para tu familia y amigos.