Lo bueno de la cocina es que hay miles de forma de hacer los mismos platos. ¿Qué queremos decir? Y que, así como preparas albóndigas de carne molida para acompañar cualquier plato, también puedes hacer albóndigas de arvejas. Muy ricas y saludables.

Esta receta de cocina la preparaba siempre mi abuela cuando era pequeña. Siempre dijo que hay mil formas de hacer albóndigas y esta es una de ellas.

Ya que, además de ser sabrosas, es una rica opción para aquellos que no comen carne o se sienten cansados de comer siempre lo mismo.

La receta de cocina de albóndigas de arvejas tiene la particularidad de ser sencilla de hacer y versátil a la hora de servir ya que se puede comer frío como caliente.

Es una receta fácil ideal para acompañar un plato caliente, por ejemplo, fideos o, una picada fría con ricas salsas.

¡Eso lo eliges tú!

Veras que los pasos a seguir son bien sencillo y solo necesitas entusiasmo y ganas de saborear algo nuevo y colorido, ya que, su color parece ser el de cualquier albóndiga pero, al partirla en dos, el verde de las arvejas te muestran lo que son.

¡Vamos a la receta de cocina paso a paso!